Despido improcedente – Guía 2020

Ante un despido y si el trabajador no está conforme y tiene la seguridad que no hay o debe haber motivos, siempre puede impugnar o llevar el despido ante un juez, reclamar por vía judicial. En este caso, cuando no se han cumplido los plazos, forma de la ley así como no puedan demostrarse las causas del propio despido; este puede ser declarado como un despido improcedente.

Despido improcedente

Veamos en este artículo todo lo que puede rodear a una situación de despido y llevarla o que pueda ser declarado como improcedente.

¿Qué debes hacer si no estás conforme con el despido?

Si estás en la situación en que tu empresa quiere prescindir de tus servicios y te presenta un despido y no estás conforme con esta, puedes impugnar o reclamar. Si es este el caso:

  • Lo primero será intentar llegar a un acuerdo entre empresario y trabajador con un acto de conciliación.
  • Cuando no se llega a un acuerdo, se abre al paso por vía judicial.

Calificación del despido

Ante un despido, o bien te pones de acuerdo o bien decidirá un juez en nombre de la empresa y trabajador con las pruebas aportadas. Finalmente, el despido de calificará cómo:

  • Despido procedente: Se trata de un despido legal y correcto, cuando las pruebas de la empresa que justifican el despido son claras y contundentes y se ha actuado conforme a la ley.
  • Despido nulo: Cuando se ha identificado una causa discriminatoria y de falta de derechos y libertades hacia el trabajador; en este caso se solicita la readmisión.
  • Despido improcedente: En este caso, puede declararse así cuando:
    • No se han cumplido los requisitos legales formales.
    • Los motivos y razones alegadas para el despido no justifican este acto; cuando las «razones materiales» del despido no se sustentan.

Veamos ahora un poquito más en detalle los motivos para poder declarar un despido improcedente.

Motivos para declarar un despido improcedente

De forma general los motivos por el que un despidos puede ser declarado como improcedente son:

No cumplir los requisitos formales legales

Se trata del no cumplimiento de motivos de proceso, tiempo y trámite legales para formalizar el despido. En general, cualquier despido debe contener:

  • Una comunicación por escrito de la decisión empresarial.
  • Detallar los incumplimientos que sean imputables al trabajador, si estamos en un despido de tipo disciplinario o las causas objetivas empresariales, en el caso de un despido objetivo.
  • Reflejar la fecha efectiva del despido; no tiene por qué coincidir con el día de la comunicación.
  • No haber tramitado algún expediente contradictorio en los despidos disciplinarios de los representantes de los trabajadores o delegados de personal.
  • No escuchar al trabajador afectado y los miembros de su sindicato (incluso si se trata de delegados sindicales) si la empresa tenía conocimiento de la condición del trabajador.

Si se incumple cualquiera de estos puntos de procedimiento formal, el despido puede ser declarado como improcedente.

Cuando no cumples los requisitos materiales o causas del despido

La empresa o empresario debe documentar y acreditar las causas que motivan este despido en la misma carta u hoja de despido.

Efectos de la declaración de despido improcedente: Readmisión o Indemnización

En el caso que una resolución judicial, un juez, dictamine o decida que se trata de un despido improcedente, los efectos de esta decisión son básicamente; el empresario o representante de la empresa puede readmitir al trabajador o bien indemnizarle.

Si el trabajador tuviera la condición de representante de los trabajadores o delegado de personal, en este caso, es el quién decidirá si solicita readmisión o bien, la indemnización; y no la empresa.

Como vemos, en un despido improcedente el empresario o trabajador tienen estas dos opciones siempre. En los casos que pueda la empresa, siempre puede no readmitir al trabajador y abonar la indemnización correspondiente. Luego, en un proceso de despido, al final, siempre depende del dinero que esté dispuesta la empresa o empresario a pagar por el mismo.

Readmisión del trabajador

En este caso, la empresa debe readmitir al trabajador bajo las mismas condiciones laborales que tenía antes del proceso de despido y abonar los salarios que podría adeudar desde la fecha de despido hasta la readmisión y por supuestos, las cotizaciones a la Seguridad Social en ese mismo periodo.

Si el trabajador hubiera recibido alguna indemnización, deberá devolverla.

Indemnización al trabajador

En el caso que la empresa o empresario decidan no continuar con los servicios del trabajador, estos deberán pagar o indemnizar al trabajador por el despido improcedente. Con esta acción, cerramos la relación laboral entre empresa y trabajador; y obviamente estará en situación legal de desempleo, por lo que podrá solicitar las prestaciones por desempleo que le puedan corresponder.

El importe de la indemnización dependerá de la fecha en que el trabajador comenzó a trabajar en la empresa. De esta manera tenemos que:

  • Si el contrato del trabajador se formalizó antes del 12 de febrero de 2012; la empresa deberá indemnizar al empleado con 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades hasta esa misma fecha.
  • A partir del 12 de febrero de 2012 en adelante, el coste de la indemnización será de 33 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.

Si la duración contractual es inferior a un año, se prorrateará por meses.

Plazos para solicitar la readmisión o la indemnización

Una vez resuelta la decisión si se trata o no de un despido improcedente; en el caso efectivo, en que ahora se deba escoger con la opción de la reincorporación o la indemnización, se cuenta con un plazo de cinco días para tomar tal decisión.

¿Qué sucede si la empresa no se pronuncia?

Si pasado el plazo de estos cinco días sin que la empresa no haya recurrido la sentencia judicial o haya comunicado nada al trabajador; se interpretará que ha optado por la readmisión del mismo. En este caso, el trabajador deberá plantear de nuevo ante el juzgado un procedimiento especial de ejecución de sentencia; «incidente de no readmisión».

¿Y si la empresa no le readmite en las mismas condiciones?

En el caso que la empresa o empresario no mantengan las mismas condiciones que antes del proceso de despido tenía el trabajador, se considerará que se ha producido una «readmisión irregular«. El trabajador de nuevo, debe seguir un procedimiento similar al de la falta de opción del empresario o la empresa.

¿Puede la empresa volver a despedir un trabajador readmitido?

En el caso que la decisión o casusa de un despido improcedente haya sido la falta de los requisitos formales y la empresa haya optado por la readmisión del trabajador; esta última tendrá varias opciones para articular o tramitar un nuevo despido:

  • Volver a iniciar los trámites de despido dentro de los 20 días siguientes al primer despido. En este caso, deberá cumplir con los requisitos que no haya cumplido anteriormente y pagar al trabajador el sueldo y cotizaciones a la Seguridad Social hasta la nueva fecha de despido efectiva.
  • La empresa puede articular y tramitar un nuevo despido dentro de los siete desde la notificación de la sentencia del despido improcedente.