¿Cómo se pagan las vacaciones no disfrutadas?

La vacaciones que no se disfruten en una empresa, se pueden pagar de diferentes forma; tras finalizar el contrato, por jubilación tras una incapacidad temporal.

Pese a que dentro del calendario laboral de una empresa se programan las vacaciones de los trabajadores, existen circunstancias de producción u otras que obligan a que algunos trabajadores no puedan disfrutar de parte de sus vacaciones y es aquí cuando surge la duda de cómo se pagan los días de vacaciones que no se disfrutan. En este artículo vamos  a tratar de responder esta duda sobre las vacaciones retribuidas y no disfrutadas.

Cómo se pagan las vacaciones no disfrutadas

¿Cómo funciona el pago de vacaciones no disfrutadas?

Cada trabajador cuenta con una cantidad de días específicos de vacaciones, los cuales normalmente se estipulan en el contrato. En el caso tal de que estas no sean disfrutadas en la fecha estipulada, existe el riesgo de que el trabajador se quede sin cumplir sus vacaciones.

El Tribunal Europeo de Justicia comenta que lo mejor es que trabajador y empresa lleguen a un acuerdo, de modo que este pueda acceder a sus días libres de una forma flexible y en fechas que sean convenientes para ambos, ya que estas no deben ser retribuidas de forma económica. También alega que, si un trabajador no ha pedido sus vacaciones anuales, este tiene el derecho de que le sean retribuidas.

Las vacaciones no disfrutadas se pueden presentar por culminación de contrato, en caso de que el trabajador no las solicite, por jubilación y por algunas otras razones. Existe una fórmula que puedes seguir tanto si eres empleador como si eres trabajador, para saber cuantos días de vacaciones te corresponden si no se ha cumplido el año completo y tuviste algún percance para disfrutarlas en el tiempo estipulado.

Período de descanso retribuido

Dentro del Estatuto de los trabajadores, y más concretamente el artículo 38, se habla del periodo de descanso retribuido de los trabajadores y que cumplen las siguientes condiciones:

  • Los días de vacaciones no pueden ser menos de 30 días naturales al año, que corresponden a 2,5 días por mes trabajado.
  • Las fechas de vacaciones, se deben acordar por parte del trabajador y la empresa. En caso de no llegar a un acuerdo, será un juez quien fije las fechas.
  • El calendario de vacaciones debe ser presentado a los trabajadores con 2 meses de antelación.

Todo los días de vacaciones son retribuidos y en ningún caso se podrán sustituir por una compensación económica. Dichos días se deben de usar durante el mismo año laboral o en su defecto, se podrán usar durante el siguiente año siempre que se llegue a un acuerdo con la empresa o se permita este tipo de facilidades para disfrutar los días de vacaciones. El Estatuto de los Trabajadores deja claro que las vacaciones retribuidas y no disfrutadas no se pueden pagar.

¿Qué son las vacaciones retribuidas y no disfrutadas?

Las vacaciones retribuidas y no disfrutadas hacen referencia a los días de vacaciones de un año natural que no se han podido disfrutar por causas laborales.

¿Cuándo se cobra las vacaciones no disfrutadas?

Existen casos que las vacaciones que no se han disfrutado se cobran y son los siguientes:

  • Si se acaba la relación laboral del trabajador con la empresa, esta está obligada a liquidar esos días que el trabajador no ha podido disfrutar de vacaciones.
  • Si el trabajador se jubila, justamente tras una incapacidad laboral, la empresa debe de pagar los días de vacaciones no disfrutados.

¿Cómo se calcula el importe de las vacaciones no disfrutadas?

Supongamos que el tiempo de un empleado en la empresa ha culminado antes de lo previsto y sin haber disfrutado de sus vacaciones, es aquí donde se deberán realizar estos cálculos, para saber a cuantos días de vacaciones corresponde la retribución. Ten en cuenta, que esta fórmula sirve para calcular días en casos puntuales, no de la nómina completa:

  1. Primero debemos saber cuántos días de vacaciones no se han disfrutado durante el año. Para ellos hay que hacer una regla de tres de los días trabajados x 30 dividido por 360 y aquí ya tendremos los días de vacaciones no disfrutados del año.
  2. Debemos multiplicar el número de días de vacaciones no disfrutados por el salario diario que tenga el trabajador. El salario diario se puede calcular dividiendo el salario mensual entre 30 días.

Preguntas frecuentes sobre el derecho a vacaciones laborales

Aquí resolvemos las principales dudas relacionadas con las vacaciones no disfrutas:

¿Si estoy de permiso no puedo tener vacaciones?

De las pocas excepciones respecto al disfrute de las vacaciones fuera del año laboral entran los siguientes permisos:

  • Baja por enfermedad o incapacidad temporal;
  • Baja por maternidad, bien sea por embarazo, parto o tiempo de lactancia.

En ambos casos se puede disfrutar de las vacaciones hasta 18 meses posteriores a la finalización del permiso. Estas son reglas establecidas por el dictamen del Abogado General de la Unión Europea, sin embargo, es probable que la empresa tenga sus propios estatutos sobre este tema, pero por lo general siempre funciona de esta manera.

¿Puedo acumular mis días de vacaciones para el año siguiente?

Legalmente, las vacaciones no se pueden acumular para el siguiente año, debido a que lo ideal es que estas sean cumplidas dentro de la fecha estipulada o del año en curso para garantizar el correcto descanso del empleado y velar por su salud tanto física como mental.

Sin embargo, algunas empresas tienen en sus reglas internas que cierto porcentaje de los días de vacaciones se puede acumular para el siguiente año en caso de que lo desee el trabajador. La otra situación que permite una acumulación de los días es que el empleado haya estado de baja involuntaria y temporal, no haya podido disfrutar de sus vacaciones y disponga de los siguientes 18 meses para hacerlo.

¿Puedo recibir dinero a cambio de mis vacaciones?

La ley establece que un trabajador no debe recibir dinero a cambio de unas vacaciones no disfrutadas, salvo que se presente una finalización de contrato o que sea momento de jubilar al empleado y exista la condición necesaria para hacerlo.

Jubilados

Las vacaciones no disfrutadas únicamente se pueden pagar al jubilado en caso de que este tenga alguna incapacidad que le haya impedido disfrutar de sus vacaciones dentro del tiempo estipulado. De lo contrario, este se retira de la empresa sin disfrutar de las vacaciones.

Finalización de contrato

Si un empleado recibe la finalización de su contrato sin haber disfrutado de las vacaciones, este puede exigir el bono correspondiente. La cantidad se incluye en el finiquito y se cotiza al seguro social por los días equivalentes.

Independientemente del motivo por el cual se haya culminado un contrato, bien sea por despido, renuncia o finalización natural, el empleado siempre estará en derecho de recibir dinero a cambio de sus vacaciones.

En caso de que la empresa no desee proveer dinero, tiene que notificar al trabajador con suficiente tiempo de anticipación para que disfrute de sus vacaciones antes de finalizar por completo su relación laboral.

¿Si cometo un error en el trabajo me pueden reducir las vacaciones?

Ninguna falta que se cometa en el trabajo puede terminar en sanciones donde se vea afectado el sueldo, las vacaciones o los derechos del empleado, sin importar el grado de la sanción. En caso de que haya despido debido a la falta, las vacaciones se incluirán en el finiquito.

Redactora especializada en temas de ayudas, prestaciones y formación en Infogob

Persona joven y muy dinámica, creativa y abierta a nuevas formas de comunicación social y divulgación. Flexible, responsable y con gran capacidad de trabajo en equipo aportando ideas e ilusión. Muy buena predisposición y gestión en las relaciones sociales y personales. Disponibilidad para viajar y fácil adaptación a otros entornos.


Titulada en Educación Social por la Universitat Autònoma de Barcelona, con interés en la Comunicación Digital en lo todos los temas asociados y referidos a la divulgación de temas formativos, cursos, ayudas y prestaciones sociales para minimizar la brecha social, etc.




Anna Rodríguez Fernández