Contrato en Prácticas – Guía 2020

Se trata de una modalidad de contratación a recién titulados sin experiencia y que sin duda beneficia tanto a la empresa o empresario como al propio contratado.

Contrato en prácticas

¿Qué es un contrato en prácticas?

Se trata de un contrato a jóvenes recién titulados, ya sean universitarios, de módulos formativos, formación profesional, cualquier titulación oficial, etc., con notables bonificaciones para la empresa y que a la vez, favorece y ofrece experiencia a los jóvenes en el mercado laboral. De forma general, es un primer contrato que un joven o persona recién titulada puede tener con una empresa. En cualquier caso, no hay una restricción de edad para formalizar este tipo de contrato.

Sus características

Aquí te identificamos las características o puntos que identifican a este tipo de contrato en prácticas:

  • Es un contrato centrado en las personas que recién tituladas con títulos universitarios, de formación profesional, certificados profesionales o algún título equivalente.
  • Existen unos plazos máximos desde la obtención del título para poder ser contratado en prácticas:
    • No más de 5 años desde tu titulación; o 7 años en caso de tener alguna discapacidad; a no ser que seas menor de 30 años, que estos plazos no son de aplicación.
  • La actividad profesional en la empresa tiene que ser o relacionada con tu título formativo.
  • Los plazos o tiempos en un contrato de prácticas pueden ser de 6 meses hasta 2 años; existiendo procedimientos para las prórrogas, etc.
  • El contrato en prácticas también cotiza en la Seguridad Social por el desempleo, jubilación, enfermedades o accidentes y resto de prestaciones de la Seguridad Social.
  • El sueldo en este tipo de contrato debe ser como mínimo de el 60% del salario del puesto por el que eres contratado en el primer año y de un 75% en el segundo; y siempre cobrando como mínimo el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Diferencias de este contrato con otros parecidos

Te identificamos algunas diferencias entre este contrato en prácticas y los contratos de formación y aprendizaje y el contrato en prácticas no laborales.

Diferencias con el contrato de formación y aprendizaje

Aquí te identificamos las características principales de este contrato y principales diferencias respecto al contracto en prácticas:

  • Tiene un foco principal u orientación a jóvenes de entre 16 y 24 años sin cualificación profesional conocida.
  • Se trata de un contrato con objetivo de la inserción al mercado laboral (trabajo) y recibir formación al mismo tiempo; en el caso del contrato de prácticas, la persona contratada ya tiene la formación.
  • En este contrato, la persona contratada tiene un tiempo efectivo de trabajo o de actividad en la empresa y otro orientado a la formación; a priori, el primer año hay una jornada efectiva de empleo del 75% y a partir del segundo año, sube al 85%. El tiempo restante es para obtener la formación o certificación profesional de la actividad a desarrollar.

Con el contrato de prácticas no laborales

En algunos estudios, módulos o cerreras universitarias existen unas prácticas obligatorias durante o al final de los estudios. No se trata de unas prácticas laborales, sino que tienen un objetivo de poner en práctica los estudios teóricos; cómo las prácticas universitarias.

Certificado de prácticas

Es un documento, en concreto un certificado, que la empresa que ha contratado en prácticas debe generar a la persona o personas contratada donde se especifique el detalle de la actividad, su duración, puestos profesionales que se han ocupado, etc. La idea es que este certificado sirva a la personas para acreditar esta actividad, las prácticas y la experiencia ganada en este tiempo; de esta manera, mejorar la integración con el mercado laboral.

Sin duda, este certificado y la experiencia ganada en este tiempo, son los principales valores o puntos fuertes que la persona recibe en este tipo de contrato. Convencidos que permite y ayuda en su desarrollo dentro del mercado laboral.

Beneficios para la empresa en este contrato en prácticas

Existen una seria de ventajas o beneficios para la empresa en este tipo de contratos. Así por ejemplo:

  • Si se contrata a un joven menor de 30 años, existe una reducción del 50% en la cuota de empresarial a la Seguridad Social por contingencias comunes durante el tiempo de contrato. Si la persona estaba en prácticas no laborales en la empresa y es contratado, la reducción de las cuotas llega al 75%.
  • Para empresas de menos de 50 empleados, en los casos en que al finalizar el contrato en prácticas, la empresa decide formalizar un contrato indefinido; hay una bonificación durante los siguientes 3 años de hasta 500 euros en hombres y hasta 700 euros en mujeres a deducir o descontar de las cuotas a las Seguridad Social.

También sería interesante consultar si existe alguna bonificación por parte de las las Comunidades Autónomas.

Recomendaciones en la formalización del contrato

Queremos darte algún detalle o recomendación en la formalización de este contrato por la empresa o por el propio interesado:

  • Lo recomendable es dejar o formalizar el contrato por escrito. En el próximo punto te dejamos un enlace para ver un modelo de contrato en prácticas.
  • Rellenar de forma minuciosa todo el contrato con los detalles y puntos (titulación, duración del contrato, jornada completa o parcial, etc.).
  • Sería recomendable que la empresa consulte con el SEPE o pida a este organismo público un certificado en el que conste el tiempo en que haya sido contratado en prácticas de la persona a la que se quiere contratar.
  • La empresa debe comunicar su formalización el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) con un plazo máximo de 10 días desde la firma y también a los representantes de los trabajadores.
  • Puede consultar también las bonificaciones que tiene la empresa por este tipo de contratos; tanto en el SEPE como en la Seguridad Social.

Ejemplo o Modelos de un contrato en prácticas

Aquí te dejamos un ejemplo o modelos de un contrato en prácticas (del SEPE):