Ayudas para discapacitados – Guía 2021

Te detallamos todas las ayudas que existen para las personas con discapacidad; tanto las estatales como autonómicas. Sin duda de trata de unas ayudas que tienen por objetivo mejorar la situación y calidad de vida y social de este colectivo en la sociedad.

Ayudas a personas con dicapacidad

Lo primero, es reconocer lo que entendemos como «discapacidad». Podemos considerar que una personas tiene una discapacidad cuando exista o tenga alguna limitación que afecte al desarrollo normal de su vida de forma autónoma. A día de hoy, encontramos otros sinónimos más ajustados a la realidad; es común usar el termino «diversidad funcional» para este colectivo. veremos que existen diferentes grados de discapacidad en función de la afectación a la personas.

¿Por qué es importante tener un certificado de minusvalía?

Si estás afectado, es importante que lo tengas reconocido porque tiene asociado o puedes obtener una seria de ayudas o ventajas fiscales; por ejemplo:

  • Jubilación anticipada para personas con discapacidad superior al 65% e incluso, puedes tener una mayor pensión en los casos de mayor discapacidad.
  • Subvenciones en la compra o adaptación de vehículos.
  • Ayudas en el transporte público.
  • Becas en la educación.
  • Acceso a viviendas de protección oficial reservadas para este colectivo.
  • Impuestos reducidos en productos de aseo o farmacia.
En función del grado de discapacidad o minusvalía calificado podrás optar a diferentes ventajas o beneficios sociales.

Antes de ver las ventajas o beneficios de las ayudas, hay que valorar y reconocer el grado y el porcentaje de esta incapacidad.

¿Quién puede acceder a este tipo de ayudas económicas?

Cualquier persona que posea un grado de limitación comprobada para el desarrollo pleno de las actividades diarias tiene el derecho de optar a las ayudas económicas. Para ello debe acudir a las administraciones de asuntos sociales de su Comunidad Autónoma y cumplir una serie de requisitos, que por lo general son la de disponer de un certificado de discapacidad así como aportar documentación relativa a su relación laboral.

Grados de discapacidad

En España hay reconocidos cinco grados de discapacidad según la afectación que tenga esta en las actividades comunes de la persona en el desarrollo de su vida. Para fijar el grado y el porcentaje se medirá por la afectación que se tenga en actividades diarias dentro de estos ámbitos:

  • Autocuidado.
  • Comunicación.
  • Actividades físicas y funcionales.
  • Control del sueño.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social usa estos grados de discapacidad para:

  • Identificar la incapacidad de un trabajador por un accidente o enfermedad.
  • En la situación que la personas con una minusvalía no pueda ejercer una vida laboral activa o necesite pues de una paga para su subsistencia.
  • Si la persona requiere de alguna facilidad o ayuda de terceras personas.

Veamos ahora los diferentes grados de discapacidad que son medidos y definidos por la propia definición de grados y un porcentaje o clase:

Discapacidad de Grado 1

Este grado tiene una clasificación o porcentaje de afectación del 0%. Dentro de este grado, están incluidas lesiones o secuelas que aún estando diagnosticadas no conllevan una discapacidad o dificultad alguna para las actividades diarias; la minusvalía es inexistente o nula.

Discapacidad de Grado 2

En este caso, la persona tiene una clasificación o porcentaje de afectación de entre el 1 y el 24%. Existe una discapacidad leve que puede ocasionar cierta dificultad en actividades diarias, pero puede llevarlas en cualquier caso.

Grado 3

La persona tiene un porcentaje de minusvalía de entre el 25% y el 49%. En esta situación, la persona tiene reconocida una discapacidad moderada que con toda seguridad le dificultará ciertas actividades diarias básicas. En este caso, sobre las actividades de autocuidado, la persona aún sigue siendo independiente.

Discapacidad de Grado 4

Cuando la afectación en porcentaje se sitúa entre el 50% y el 70%; ya hablamos de una discapacidad grave.  Aquí si que puede existir ya alguna de las actividades de autocuidado que pueden verse afectadas.

Grado 5

Persona con una discapacidad muy grave con daños y síntomas que imposibilitan las actividades normales y diarias de una persona. Por encima del 75%.

Beneficios en función del grado o porcentaje de minusvalía

Una vez tengas ya tu certificado de grado de discapacidad, podrás acceder a ciertos beneficios. Además de las ventajas y ayudas estatales, no olvides consultar en tu Comunidad Autónoma y municipio si hay ventajas o ayudas en ellas para este colectivo. Veamos algunas de las ventajas en función del porcentaje de discapacidad:

Para una discapacidad del 33% o superior

Para estas situación tenemos esta serie de beneficios:

Ley de Integración Social del Minusválido (LISMI)

  • Ayuda a la rehabilitación.
  • Ayudas para la movilidad y el transporte.
  • Asistencia sanitaria y farmacéutica.
  • Para un grado del 65% de minusvalía; garantía de ingresos mínimos.
  • Para un porcentaje del 75%; ayuda de una tercera persona.

Ayudas o ventajas fiscales de Hacienda

  • Deducciones en la adquisición, adaptación o adecuación de la vivienda habitual.
  • Reducción de la base imponible en las aportaciones de los planes de pensiones.
  • Desgravación en la renta familiar.
  • Reducción del IRPF (base imponible) para personas trabajadoras con discapacidad.
  • Prestaciones de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez; exentas de tributación.

Exención o reducción de las tasas e impuestos

  • Aplicación del IVA superreducido para adquisición o adaptación de vehículos para las personas con movilidad reducida.
  • Sucesiones y donaciones.
  • Transmisión patrimonial.
  • Actos jurídicos.
  • Impuestos de sociedades.

Tributación local

  • Impuestos bonificados; IBI, tasas de la basura, agua y alcantarillado, vehículos.
  • Reducción e exención de las tasas por obrar para la mejora de la accesibilidad.

Ayudas a la vivienda

  • Para el alquiler o adquisición de vivienda protegida.

Ayudas en la Educación

  • Ventajas en los puntos para el acceso a escuelas públicas o concertadas.
  • Acceso a becas de educación especial.
  • Ayudas en libros de texto, transporte y comedor.
  • Programas de Garantía Social.
  • Reserva de plazas y exención en el pago de las tasas universitarias.
  • Ingresos a centros específicos.

Para el Empleo

  • Acceso a programas de formación y empleo europeos.
  • Ayuda en el autoempleo.
  • Demanda de empleo por discapacidad. El 2% de las plazas en empresas con un número de empleados mayor a 50.
  • Ventajas fiscales a empresas por la contratación de empleados con ciertas minusvalía.
  • Acceso a una jubilación anticipadas para una discapacidad de al menos el 65%; un año antes por cada cuatro trabajados.
  • Prestación económica por reducción de la jornada laboral.
  • Aumento de la baja por el nacimiento o adopción de un hijo.
  • Acceso a la RAI (Renta Activa de Inserción) cuando se trate de una personas de larga duración y cumpliendo el requisito de ingresos inferiores al 75% del SMI o Salario Mínimo Interprofesional (675€ al mes). aquí te lo explicamos:

Ayudas para el caso de familia numerosa

  • Canet de familia numerosa y acceso a sus beneficios.
  • Eliminación del límite de edad de los 21 años.
  • Reducción del número de hijos a dos; cuando:
    • Uno de los hijos tiene al menos un 33% de discapacidad.
    • Uno de los padres tiene un 65% o más de discapacidad.
    • Si los dos padres tienen al menos un 33% de discapacidad.

Ventajas si se tiene un vehículos y en su adquisición

  • Eliminación o reducción del impuesto de matriculación.
  • Impuesto de circulación local; exento.
  • Ventajas en el aparcamiento a personas con movilidad reducida.

Ayudas personales y familiares

  • Ayudas por hijo a cargo.
  • Por nacimiento o adopción de un hijo.
  • Maternidad no contributiva. Se trata de un incremento de 14 días de prestación cuando se tiene un grado de discapacidad de al menos el 65% en la madre o el hijo.
  • pago único por el nacimiento de un hijo con 33% de discapacidad.
  • Prestaciones por incapacidad permanente:
  • Ayudas en el domicilio y atención personal.
  • Ayudas económicas según:
    • Gerencia de Servicios Sociales.
    • Fundación ONCE.
    • Ayudas de los ayuntamientos.

Acceso a centros específicos

  • Ventajas en el acceso a ciertos centros como: centros de día, viviendas tuteladas o residencias.

Otros beneficios

  • Exención del pago de las tasas de caza y pesca.
  • Tarjeta dorada Renfe.
  • Servicio de intérprete de lengua de signos.
  • Protección jurídica.
  • Planes y fondos de pensiones.

Ventajas para una discapacidad igual o mayor al 65%

Pensión contributiva

  • Prestación económica por invalidez.
  • Incremento de un 50% en el importe si se tiene un 75% de discapacidad.

Prestación por hijo a cargo

  • Cuando se tiene más del 65% de discapacidad, está prestación ya no tiene el límite de hasta los 18 años y además hay un incremento del 50% en la cuantía económica para cuando se está por encima del 75% de discapacidad.

¿Dónde ir para solicitar el certificado de discapacidad?

Para gestionar la solicitud puedes hacerlo de forma presencial o por los trámites de correo en:

  • Oficinas de registro u oficinas de Asuntos Sociales de las Comunidades Autónomas.
  • Direcciones Provinciales del Imserso en Ceuta y Melilla.
  • Servicios centrales de la entidad gestora de la Seguridad Social.

Recuerda que seguramente deberás pedir tu cita previa si quieres hacer el trámite de forma presencial.

Documentación necesaria

En el trámite de tu certificado de discapacidad te será requerida cierta información y documentación. Necesitas:

  • Documento o impreso complemente rellenado.

Además, el original y copia compulsada de estos:

  • Documento de identificación; DNI, NIE, fotocopia del Libro de familia.
  • Informes médicos y psicológicos donde quede reflejado la situación y secuelas tras el tratamiento terapéutico.

En el caso que se trate de una revisión, el informe preceptivo que acredite el agravamiento de la situación y discapacidad.